Pasos previos

Antes de empezar a revelar las fotografías recomiendo que siempre hagamos dos pasos previos, utilizar el panel de Recortar y enderezar (R)

y el de Corrección de lente, donde lo único que tenemos que hacer es marcar la casilla ‘Activar corrección de perfil‘.

El motivo es que si vamos a utilizar estas dos herramientas, la imagen va a cambiar, y eso significa que los valores que utilicemos para el revelado también cambiarán. Si los usamos antes, nos aseguramos de no alterar el revelado posterior.
Una vez recortada y corregida la fotografía, pasamos al módulo Revelado.

Revelado básico

Antes de empezar quiero aclarar que el orden que voy a explicar a continuación es solo a modo de orientación. Luego cada alumno puede utilizar su propio orden.
También debemos tener en cuenta que algunos ajustes, como por ejemplo el equilibrio de  blancos, se pueden ver afectados por otros ajustes que hagamos posteriormente y tengamos  que volver a retocarlos.
Por último, comentar que el revelado de una fotografía no es algo científico, se trata de corregir, mejorar, equilibrar y personalizar a nuestro gusto, dentro de unos límites que debemos conocer incluso si intencionadamente nos los queremos saltar.

1. EQUILIBRIO DE BLANCOS
Podemos equilibrar la fotografía utilizando el selector de temperatura, o el cuentagotas (Selector
de Equilibrio de Blancos). Si además queremos darle un aspecto más frío lo llevamos
hacia la izquierda, y si queremos un aspecto más cálido lo moveremos hacia la derecha.

2. EXPOSICIÓN
Nos fijaremos tanto en la fotografía como en el histograma para ver si necesitamos sub o sobreexponer.

3. TONO
Tenemos cuatro selectores para ajustar el tono de la fotografía. Empezamos por el selector Blancos, ajustando el histograma al borde derecho.
Hacemos lo mismo con el selector Negros, llevando el histograma al extemo izquierdo.
Así nos aseguramos de tener un mayor rango tonal y más contraste.
Seguimos definiendo el tono de las Sombras y el de las Iluminaciones.

4. PRESENCIA
Con este grupo de herramientas podemos conseguir que la imagen tenga mejor definición y modificar la presencia de los colores.
Con Textura y Claridad se verán mejor los detalles (estas herramientas debemos usarlas con moderación porque corremos el riesgo de dar un aspecto artificial a la imagen).
Borrar neblina es muy útil por ejemplo para que se vea con más claridad el fondo de una fotografía de paisaje.
Con los selectores de Intensidad y Saturación aumentamos o disminuímos la presencia de los colores en la fotografía.

AF-MATEO 2020